Las raíces de una gran medicina. El primer texto escrito sobre plantas medicinales data del año 3000 antes de Cristo. Sus autores, los sumerios, grabaron en una serie de tablillas de arcilla todos los conocimientos recopilados hasta aquella época sobre las propiedades curativas de las plantas. Así es como comienza la historia oficial de la Fitoterapia. Aunque en realidad, las plantas han venido siendo utilizadas por el hombre desde los tiempos más remotos, tanto para alimentarse como para curarse. A menudo oponemos los conceptos de la medicina clásica a la Fitoterapia. Sin embargo, existe un lugar reservado para cada uno de ellos dentro del arsenal terapeútico. Ahora bien, es cierto que, debido a los excelentes resultados obtenidos en numerosos campos, la medicina "clásica" ha desempeñado durante casi un siglo el total protagonismo. Sin embargo, también ha sido responsable de la aparición paulatina de efectos secundarios, a veces nefastos, que incitan hoy en dia a la prudencia. La principal ventaja de la fitoterapia consiste en su modo de acción: estimula las defensas del organismo en vez de sustituirlas. Su acción se realiza de forma profunda pero sin agredir al organismo. El resultado es una acción más eficaz, duradera y sobre todo, desprovista de efectos secundarios. Lo mejor de la tierra La eficacia de las Arkocápsulas se basa sobre todo en la elección de las plantas que forman parte de su composición. Hoy en día, con la ayuda del los fitoquímicos, sabemos todo o casi todo sobre esta preciosa materia prima. Conocemos las especies más interesantes dentro de una misma familia. Sabemos determinar con precisión la época de recolección ideal. Podemos definir las condiciones de cultivo más favorables, la mejor región para llevarlo a cabo, el mejor suelo, la mejor exposición solar. Siempre prescindiendo de los abonos, pues pueden tener un efecto contaminante. En resumen, sabemos elegir con la mayor precisión la parte más activa de la planta. ¿Como utilizar las plantas? Tradicionalmente, las plantas se han consumido en infusión. Ahora bien, aunque esta forma sigue manteniendo su encanto, era evidente la necesidad de una forma de administración actual que garantizara una eficacia constante y medible, a la vez que un fácil empleo y una higiene perfecta. Esta forma ya existe: es el polvo total de la planta criomolida presentado en forma de Arkocápsulas. ¿Qué es la criomolienda? Este procedimiento consiste en pulverizar la parte activa de la planta seca, previa congelación a -196º en nitrógeno líquido. Así se obtiene un polvo homogéneo que permite conseguir una actividad óptima y constante: el polvo total. ¿Por qué se utiliza el frío? Simplemente porque los estudios han demostrado que la molienda clásica, bajo la acción del calor, deteriora las vitaminas, enzimas, sustancias volátiles y numerosos principios activos. Sin embargo, esto no sucede con la criomolienda. Las Arkocápsulas llevan siempre indicada la cantidad de principios activos. Esto significa que contienen una concentración más o menos importante, pero siempre conocida, de sustancias activas. La fina granulometría del polvo total permite una lenta liberación de las sustáncias activas, por lo que el polvo de la planta tendrá un efecto rápido y duradero. En definitiva, polvo total es sinónimo de biodisponibilidad total. Fitoterapia, la medicina del futuro Debido a la suavidad de su acción, a la ausencia de efectos secundarios ycontraindicaciones, los medicamentos fitoterápicos son sus aliados cotidianos. De ahora en adelante, podrá recurrir a sus principios activos componiendo usted mismo y con la ayuda de esta guía, la asociación de plantas más apropiada para su caso. Por último, le aconsejamos que confíe en la naturaleza. Su sabiduría nunca nos ha decepcionado.